Comentarios

GUIÓN DE COMENTARIO PARA SELECTIVIDAD.


COMENTARIO DE TEXTOGUIÓN

GUIÓN PARA EL COMENTARIO DE OBRAS DRAMÁTICAS on Scribd">GUIÓN PARA EL COMENTARIO DE OBRAS DRAMÁTICAS


TEXTOS PARA COMENTAR.

TEXTO DE MACHADO (OPCIÓN A) PARA EL MIÉRCOLES 23.
OPCIÓN A.

Los párvulos aguardábamos, jugando en el jardín de la Institución, al maestro querido. Cuando aparecía don Francisco corríamos a él con infantil algazara y lo llevábamos en volandas hasta la puerta de la clase. Hoy, al tener noticia de su muerte, he recordado al maestro de hace treinta años. Yo era entonces un niño; él tenía ya la barba y el cabello blancos.
En su clase de párvulos, como en su cátedra universitaria, don Francisco se sentaba siempre entre sus alumnos y trabajaba con ellos familiar y amorosamente. El respeto lo ponían los niños o los hombres que congregaba el maestro en torno suyo. Su modo de enseñar era socrático: el diálogo sencillo y persuasivo. Estimulaba el alma de sus discípulos –de los hombres o de los niños- para que la ciencia fuese pensada, vivida por ellos mismos. Muchos profesores piensan haber dicho bastante contra la enseñanza rutinaria y dogmática recomendando a sus alumnos que no aprendan las palabras, sino los conceptos de textos o conferencias. Ignoran que hay muy poca diferencia entre aprender palabras y recitar conceptos. Son dos operaciones igualmente mecánicas. Lo que importa es aprender a pensar, a utilizar nuestros propios sesos para el uso a que están por naturaleza destinados y a calcar fielmente la línea sinuosa y siempre original de nuestro propio sentir, a ser nosotros mismos, para poner mañana el sello de nuestra alma en nuestra obra.
Don Francisco Giner no creía que la ciencia es el fruto del árbol paradisiaco, el fruto colgado de una alta rama, maduro y dorado, en espera de una mano atrevida y codiciosa, sino una semilla que ha de germinar y florecer y madurar en las almas. Porque pensaba así, hizo casi tantos maestros como discípulos tuvo.
Antonio Machado. Don Francisco Giner de los Ríos.

CUESTIONES

1. Haga un comentario de texto del fragmento que se propone contestando a las preguntas siguientes: a) enuncie el tema (0,5 puntos); b) indique la estructura del texto y justifique su respuesta (0,5 puntos); c)detalle las características lingüísticas y estilísticas del texto (0,75 puntos); d) indique qué tipo de texto es (0,25 puntos).
2. Redacte un resumen del contenido del texto. (1 punto)

<  TEXTO DE OCTAVIO PAZ PARA EL LUNES 14 DE MARZO. La Realidad Sensible

COMENTARIO DE TEXTO DE REO DE MUERTE.

Comentario de Texto de Reo de Muerte Larra


COMENTARIO DE TEXTO DE VULVA USTED MAÑANA.
COMENTARIO DE TEXTO DE VUELVA USTED MAÑANA

COMENTARIO DE TEXTO DE LA INTELIGENCIA FRACASADA. (VIERNES 15 DE OCTUBRE)


  1. Haga un comentario de texto del fragmento que se propone contestando a las preguntas siguientes:

a)      Enuncie el tema.

El texto gira en torno a la inteligencia y sus dos dimensiones: la capacidad y el uso.

b)      Indique la estructura del texto y justifique su respuesta.

        Externamente, el texto, escrito en prosa, está constituido por cuatro párrafos.

         Respecto a su estructura interna, el fragmento se organiza en tres partes: tema y tesis, cuerpo argumentativo y conclusión.

         La primera parte termina en el primer punto. Esta oración sirve para introducir tanto el tema (la inteligencia) como la tesis (su éxito depende del buen uso).

          En cuanto a la segunda parta, es la más extensa, pues constituye el cuerpo de los argumentos. Destacan dos. Por un lado, el argumento de autoridad que hace referencia a una <<definición clásica de la inteligencia>>; por otro, el ejemplo (sentimental) al narrar una experiencia cercana al autor (la de uno de sus alumnos que tenía una gran capacidad intelectual, pero su mal uso lo llevó a la cárcel).

       Para terminar, la tercera parte está formada por el último párrafo, que es una conclusión que reafirma  la tesis del autor: la inteligencia presenta dos planos: la capacidad y el uso.

       Por lo tanto, este texto argumentativo presenta una estructura muy común: encuadrada.

c)      Detalle las características lingüísticas y literarias del texto.

A continuación se van a comentar tanto las características lingüísticas como estéticas del texto siguiendo los modelos de comentario tanto de Díez Borque como de Lázaro Carreter. Para ello se estructurará la respuesta según los niveles de la lengua  (fónico – gráfico, morfosintácico y léxico – semántico) en sus dos vertientes indicadas en el enunciado.

     Si comenzamos con el nivel fonético – gráfico, no resulta destacable. Predomina la entonación enunciativa, aunque sobresalen dos elementos típicos de los textos argumentativos: por un lado, la interrogación (<<¿era tan inteligente este alumno como decían sus test de inteligencia?>>), que hace reflexionar al lector y acercarse al punto de vista del autor; por otro lado, la exhortación que aparece al comienzo del último párrafo (<<hemos de admitir>>), que resulta ser un elemento apelativo de manera doble, pues presenta una perífrasis modal de obligatoriedad y una primera persona del plural que incluye a los lectores.

 Gráficamente destacan también los símbolos para indicar citas, ya las comillas ya la cursiva.

            En cuanto al nivel morfosintáctico, sobresale el empleo de palabras de ámbito nominal (adjetivos y sustantivos). Destaca el uso de sustantivos abstractos como inteligencia (palabra clave y repetida a lo largo del texto ya sea por recurrencia léxica como mediante a la familia léxica), característica de los textos humanísticos ante la concreción de los científicos.
 Los adjetivos calificativos son numerosos y se presentan tanto postpuestos (aparentan más objetividad) como antepuestos (altísimo coeficiente intelectual).
En su mayoría son valorativos, presentando de manera más o menos oculta el punto de vista del emisor, que intenta atraer al receptor a su terreno. Un ejemplo es el despectivo vulgar, haciendo ver al lector que la suerte del alumno es igual que la de otros muchos además de mísera. El alumno quería ser grande (o cree serlo), pero solo es vulgar y mediocre. También destacable por su función valorativa es el empleo del superlativo (tan fácil, altísimo coeficiente) que hace más patente la extrema oposición entre ser y comportarse, además de dibujar un triste perfil del alumno como algo terriblemente cotidiano (es tan fácil ilustrad con ejemplos). Por otro lado, uno de los adjetivos pospuestos más relevantes es dúplex, que nos hace visualizar algo tan abstracto como la inteligencia.

     Respecto al verbo, destaca ser al emplearlo en la descripción. El número de verbos aumenta en el fragmento narrativo que constituye el ejemplo, siendo de acción, pero valorativos y reflejo del registro bajo relacionado con el ambiente en el que se mueve ahora el alumno (mangonear, trapicheó). Es en este apartado donde se emplea el pretérito, mientras que en el resto se utiliza el presente, siempre en indicativo para crear una apariencia de objetividad, que ya se ha mencionado que se difumina con el léxico denotativo y valorativo.

Aparece la tercera persona (para referirse a la inteligencia y al alumno), la primera del singular (no estoy diciendo) y la primera del plural, que nos incluye a los lectores (hemos de admitir).

      Ha de hacerse mención al empleo de sufijos apreciativos como el despectivo en jefecillo.

      Sintácticamente, las oraciones son compuesta y bien organizadas, destacando dos tipos usuales en los textos argumentativos: la adverbial consecutiva (por lo tanto, la principal función) y la causativa ( dejó los estudios porque <<la acción está en la calle>>).

        Respecto a los recursos de este nivel, son escasos. Destaca la enumeración, paralelismo y elipsis del segundo párrafo (si la situación es científica, consistirá en hacer buena ciencia; si (la situación) es literaria, (consistirá) en escribir brillantemente).

      Si pasamos al nivel léxico – semántico, parece ser el más interesante. El texto es connotativo en general, principalmente en el párrafo narrativo.

      Respecto al registro, aparece una mezcla. En el fragmento destaca el estilo común, excepto en las líneas donde nos presenta el ambiente en el que se mueve el alumno.

      Ya se ha hecho referencia a la presencia de recurrencias de la palabra clave  inteligencia, así como su familia léxica.

      En cuanto a los recursos de este nivel, destaca la metáfora comentada antes de inteligencia dúplex. Llama la atención también otra metáfora: vivió una historia vulgar de un napoleón de barriada. Nos hace, incluso, tener lástima a alguien que es líder de la mediocridad cuando se cree superior.

Hallamos también una alegoría al continuar la metáfora del dúplex, haciendo la explicación del piso de arriba y de abajo.

      No ha de olvidarse la interrogación retórica ya comentada y que lleva al lector a reflexionar sobre el asunto, principal objetivo del ensayo.

     En conclusión, se hace patente que el texto es principalmente argumentativo y humanístico: el autor se implica al emplear la primera persona y contar una experiencia, que constituye el ejemplo; nos implica a nosotros, utilizando la del plural;  presenta la opinión de una experto (la definición clásica de inteligencia); emplea adjetivos y palabras valorativas (jefecillo); usa recursos valorativos como la exhortación del inicio del párrafo final. El autor ha conseguido construir un todo coherente y cohesionado en el que forma y fondo van de la mano.


d)      Indique qué tipo de texto es.

Existen numerosas clasificaciones del texto, pero aquí se seguirá la de Adam. Este autor se basa en cuatro criterios de distinción: tipo de comunicación (oral o escrita); tema (literario, humanístico, científico, jurídico - administrativo, publicitario y periodístico); por la intención (estético, informativo, persuasivo, etc.); por la forma de elocución (narrativo, descriptivo, dialógico, argumentativo y expositivo).

      El fragmento es un texto escrito que, según el tema, puede considerarse humanístico, pues el asunto central es el ser humano y su inteligencia. Dentro de éste, sería un ensayo, ya que el autor presenta su punto de vista con la intención de hacer reflexionar al lector acerca de este tema y todo con un carácter didáctico.

        En cuanto a la forma elocutiva, principalmente es un texto argumentativo, porque el autor presenta su tesis (los dos planos de la inteligencia) que defiende con una serie de argumentos (de autoridad, ejemplo, utilidad). Pero se mezcla con otras formas como son la descripción y la exposición (último párrafo), destacando el fragmento narrativo del tercer párrafo y que sirve de argumento emocional.

  Por último, según la intención del autor, el texto es persuasivo, pues ya se ha comentado que principalmente el emisor pretende atraer al receptor a su punto de vista. Aparecen otras intenciones: estética e informativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario